NOTICIAS


La vida secreta de los árboles


 Peter Wohlleben, es un guardabosques de 51 años que ha escrito un libro fascinante sobre los árboles.  Peter ha trabajado como guardabosques durante muchos años, y se ha convertido en un experto. 
Quizás sea un buen libro para compartir este verano en familia. 




Algunos fragmentos del artículo: "Los árboles también tienen sus propias redes sociales"

Caminando por el bosque Peter Wollehben había encontrado lo que estaba buscando: un par de hayas altísimas. “Estos árboles son amigos”, dijo, estirando el cuello para mirar la oscura copa desnuda de los árboles, contrastada con el cielo gris. “¿Ves cómo las ramas gruesas apuntan hacia lados opuestos? Es para no bloquearle la luz a su compañero”.
Pueden contar, aprender y recordar; cuidan de sus vecinos enfermos; se alertan mediante señales eléctricas a través de una red de hongos conocida como la “Wood Wide Web” (la Red Forestal Mundial) y, por motivos que desconocemos, mantienen vivos durante siglos los viejos tocones de compañeros talados, alimentándolos con una solución azucarada a través de sus raíces.
Antes de dirigirnos hacia una haya anciana para mostrarme cómo los árboles, al igual que las personas, se llenan de arrugas al envejecer, añadió: “algunas veces las raíces de parejas de árboles como estos están tan interconectadas entre sí que, al morir uno, el otro también lo hace”.


LA GRAN EXTINCIÓN DE LA ERA DE LOS DINOSAURIOS



La mamá de Leo Jaúregui nos envía esta noticia tan interesante sobre el fin del Cretácico.  Recordamos nuestro proyecto sobre los dinosaurios, y que no hay una sola explicación de por qué desaparecieron, vimos varias teorías.   
Estas investigaciones nos cuentan nuevas pistas de lo que realmente pudo pasar.  




(pincha a continuación para leer la noticia completa)

La gran extinción de la era de los dinosaurios llegó hasta los polos


"Nuestra
investigación muestra básicamente que un día todo iba bien, la Antártida tenía una próspera y diversa comunidad marina y, al siguiente, ya no. Queda claro que un evento catastrófico y repentino ocurrió en la Tierra", dice en una nota el investigador de la Universidad de Leeds (Reino Unido) y principal autor de la investigación, James Witts.



"Se trata de la prueba más consistente del registro fósil de que el principal causante de la extinción fueron las consecuencias del impacto de un gran asteroide y no un paulatino declive provocado por cambios naturales en el clima o por el estrés sufrido por los ecosistemas por un severo vulcanismo", sostiene Witts.






No hay comentarios:

Publicar un comentario